sábado, 30 de julio de 2011

Imágenes positivas de la vejez en el cine

Existen muchos mitos y prejuicios en la sociedad actual en torno a las personas mayores.  Estos mitos tienen relación con las imágenes culturales que priman en las diversas sociedades acerca de los viejos y de la etapa de vejez. Estas imágenes o estereotipos se ven reflejados tanto en la cotidianidad, como en los medios de comunicación, el arte, la literatura, el cine, y las diversas expresiones de la época en que vivimos. Muchas veces estas imágenes no son cuestionadas, ni existe una reflexión sobre ellas, simplemente son, y se aceptan como verdades. Si se toman, por ejemplo, diversos comerciales que hoy aparecen en televisión y donde se muestra una representación de los mayores, se puede observar cual es la imagen que los medios quieren vender al público, y que muchas veces nada tiene que ver con la realidad. Siendo este tema un interesante debate, la publicidad solo muestra un momento social muy breve, pues varía constantemente, es por esto que la autora del presente ensayo, ha determinado tomar el tema de los estereotipos e imágenes de la vejez en el cine, considerando que éste, refleja momentos históricos, políticos y sociales que abarcan mucho más en el tiempo, traspasando la época en que fueron realizados y siendo un referente histórico. Como señala Esteve Riambau: “Todo film constituye un reflejo histórico del contexto en que ha sido realizado”[1]. Sumado a lo anterior, si bien el cine es un reflejo de la realidad que lo origina, también puede llegar a ser un creador de cosmovisiones e imágenes culturales en las sociedades.
A través de este articulo se pretende explorar parte de la imagen cultural sobre la vejez en el cine de los siglos XX y XXI y hacer una comparación entre la imagen de la vejez en el cine de oriente y occidente, haciendo un selección previa deliberada de films que tienen de antemano una imagen más bien positiva del envejecimiento y que no caen en lo peyorativo o burlesco, y tampoco en el sentido patológico de la vejez como pueden ser temas relativos a las demencias y otras enfermedades. Hay que considerar que no existe tanta variedad de películas en el cine occidental que traten el tema de vejez con perspectiva, esto por razones de orden económico que justifican que la vejez no aparezca demasiado en el cine contemporáneo de Hollywood de tipo comercial, ya que  quienes consumen cine son en general los adolescentes  (Deleyto, 2003), a quienes no les interesa el tema de la vejez, sino todo lo contrario. 
A continuación una breve descripción de cada film escogido para este artículo: 
La película “Fresas Salvajes” trata de un médico, Isak Borg, quien vive la etapa de vejez, y que asiste a una Universidad donde había trabajado aparentemente en su juventud para recibir un homenaje. Tras un sueño que tiene en el cual ve su ataúd y carroza mortuoria, inicia el viaje hacia la Universidad en automóvil, acompañado de su nuera, que se ha ido de casa de su hijo tras una discusión por su embarazo no deseado por éste. Durante el viaje, se detienen en la casa en la que Isak pasaba las vacaciones durante su infancia. En esa casa, en la que se encuentran las fresas salvajes, el profesor Borg descubrió el amor con una prima, con quien nunca concretó nada y que se casó con su hermano.
El film “Madadayo” transcurre en Tokio, se trata de un profesor de alemán llamado Uchida que en el año 1943 se retira como docente para dedicarse por completo a la escritura, los ataques de la segunda guerra mundial hacen que pierda su casa y que viva en una choza con su mujer. Sus ex alumnos  deciden ayudarlo a construir un nuevo hogar, y cada año se reúnen a celebrar el cumpleaños del maestro, fiesta durante la cual realizan lúdicos juegos evocando la infancia y donde preguntan al profesor si ya es tiempo de partir a la otra vida a lo que él responde cada vez “Madadayo”, es decir “todavía no”. Así transcurren varios años y vivencias en que los ex alumnos siempre están presentes apoyando a su profesor, hasta que llega el día en que nadie sospecha será el último cumpleaños del profesor, su último madadayo.
            “El Rey de las máscaras” trata la historia de un viejo comediante callejero que trabaja en el arte del teatro de máscaras, se trata de un mayor solitario, quien fue abandonado por su esposa, y no tuvo hijos, y que trata de encontrar a quien transmitirle los secretos de su profesión, y que de acuerdo con la tradición, su continuador ha de ser un varón. Este viejo se obsesiona por encontrar un nieto heredero de este arte “adoptando” (en el comercio de niños) a quien cree es un varón, pero que para su decepción resulta ser una pequeña, a quien echa de su hogar una vez que se ha enterado de ello, sin embargo él cae prisionero, y será esta fiel pequeña la única que abogará por su vida y su libertad, considerándolo su verdadero abuelo.
La película “Elsa y Fred” narra las historias de dos adultos mayores solos: Elsa, una mujer argentina un poco mitómana, manipuladora, que vive en Madrid y quien tiene mucha alegría y ganas de viviry Alfredo, un viudo español poco sociable, serio e hipocondríaco, que se cambia a vivir al mismo edificio que Elsa. Luego de un incidente entre la hija de Fred y Elsa, los dos viejos comienzan a conocerse y entre ellos nace un romance que ambos ven como la última oportunidad de ser felices.
Como se puede observar las cuatro películas tratan el tema de la vejez desde diversas perspectivas, cruzándose en algunos aspectos como el retiro laboral, la perpetuación de un legado, la soledad en la vejez y la muerte.  A continuación se desarrollará el tema tratando de dar respuesta a la interrogante ¿Existe una imagen de la vejez similar en el cine de oriente y occidente  de los siglos XX y XXI?
Hay mitos sobre los mayores que nacen en siglos anteriores y que prevalecen hasta nuestros días, por ejemplo, en relación a la condición de asexuados de los adultos mayores. “Si bien la representación social de la vejez se ha caracterizado por una gran variabilidad a lo largo de la historia, la sexualidad de los adultos mayores ha permanecido casi siempre excluida. La sexualidad se ha identificado con juventud, salud y belleza, por lo que automáticamente los adultos mayores han perdido cualquier posibilidad de ser considerados personas sexuadas” (González, S. 2009).
En la película Elsa y Fred, se puede observar como el director representa esta  sociedad occidental del siglo XXI que considera que los mayores a su edad ya no pueden volver a tener una vida de pareja, esto se refleja en la actitud que tiene la hija de Fred frente a la posibilidad de que él esté saliendo con su vecina Elsa. Sin embargo, el autor con este romance entre Elsa y Fred pretende llevar a una discusión que apunta a todo lo contrario, su objetivo al realizar la película fuerescatar la idea del amor a cualquier edad, de una manera pura y sin caer en los estereotipos de la vejez[1].
Sin embargo, si bien el director de Elsa y Fred trata un tema tabú en relación a los mayores y muestra a una Elsa con muchas ganas de vivir y divertirse a pesar de la edad y su enfermedad (ella se dializa periódicamente), transmite de algún modo una visión de los viejos muy excluida del resto de la sociedad, donde ellos logran crear su propio mundo y ser felices en esta última etapa, pero donde no se observa dejen un legado a las nuevas generaciones. Si bien Fred tiene una hija y un nieto con quien comparte, no existe de parte de este último un interés sobre el legado que le pueda dejar su abuelo, sino más bien es una relación de cariño, donde cada uno vive su vida, el pequeño se divierte con los videojuegos, y visita al abuelo de vez en cuando. No se observa un traspaso de tradiciones, moralejas o enseñanzas de vida a las nuevas generaciones.
Muy por el contrario en el caso de el Rey de las máscaras y Madadayo, estos dos hombres mayores aceptan la etapa de vejez que viven, buscan transmitir a nuevas generaciones un arte, parte de su cultura, en el primer caso y una forma de ver la vida en el segundo, que son un legado invaluable para quienes tienen la oportunidad de conocer a ambos ancianos. Se puede observar el respeto y admiración de los más jóvenes hacia los mayores.
En Fresas Salvajes, si bien se representa a un mayor que es distinguido por su aporte profesional en la sociedad, este es un hombre sumido en la soledad de sus últimos años y de la cercanía a la muerte, quien vive evocando recuerdos de una adolescencia feliz, pero que no tiene descendientes (nietos), salvo su hijo con quien la relación es distante, a quienes traspasar un legado que pueda trascender a su partida de este mundo. El protagonista vive su último tiempo con miedo, reflexionando sobre una vida llena de éxitos profesionales, pero con muchos fracasos en las relaciones humanas, existe en el personaje una evocación permanente un pasado que habría sido mucho mejor.
Si se compara el tipo de viejo o la imagen de lo que es ser viejo que representan las cuatro películas, se puede observar que tanto en Elsa y Fred como en Fresas Salvajes, se representa al hombre mayor de género masculino, que vive esta última de etapa de la vida sumido en la soledad y las enfermedades, especialmente en Fresas Salvajes se trata de un adulto mayor antipático que trata de huir de su pánico atroz hacia una muerte que se le avecina. En cambio en Madadayo y El Rey de las Máscaras, se muestran a dos ancianos que viven la vejez sin atormentarse mayormente por la llegada de la muerte. En Madadayo, Uchida es un maestro con mucho humor, a pesar de los desastres de la guerra que lo dejan sin hogar y de no haber tenido hijos, el único momento en que el personaje cae en depresión es cuando pierde a su gato, que posiblemente representa la idea de que él y su mujer nunca pudieron ser padres, si bien repite año a año en su cumpleaños la palabra Madadayo, es decir todavía no estoy listo para morir, lo hace siempre con buen sentido del humor, como parte de un juego, como parte de la vida. En el caso de Luo Sulan el anciano del Rey de las Máscaras, el personaje es un poco plano, y ni siquiera cuando está en la cárcel cambia se actitud, no se muestra muy interesado por nada además de su arte, y cree mucho en el destino, sin embargo no se ve en él mayor preocupación por la muerte o lo que no hizo en su vida, sino más bien en a quien dejar el legado de su arte de máscaras, inquietud que tampoco nació de él, sino que fue un actor adinerado quien le sugirió debería dejar este legado o su arte moriría con él.
La imagen de vejez que podemos observar en los films occidentales, si bien pertenecen a distintas épocas y culturas, tienen un símil. En ambas cintas se muestra la vejez como una etapa de soledad y deterioro, pero se rescata que en ambas películas hacia el final los personajes logran superar la tristeza y el temor al fin de la vida. En Elsa y Fred, Elsa logra cambiar en Fred la actitud depresiva e hipocondríaca ayudándole a aprender gozar de  los últimos años de vida y del amor, y en Fresas Salvajes el profesor finalmente encuentra descanso en su interior, y así lo demuestra cuando, feliz y en paz consigo mismo, le afirma a su hijo que su corazón ya se encuentra perfectamente.
La imagen de la vejez en las dos películas orientales parece tener como común en su base una vida que arrastra historias muy difíciles en contextos de pobreza y guerra, pero donde ambos ancianos viven con tranquilidad esta etapa como una más. La similitud en ambos personajes principales, es que los dos ancianos no han tenido descendientes y parece que es eso es un dolor fuerte para uno y otro, sin embargo los dos protagonistas logran de igual forma transmitir su legado, en el caso de Luo Sulan a su nieta adoptiva y en el caso de Uchida a sus ex alumnos. Ahora bien, hay que considerar que existen razones de tipo tradicional que han posibilitado que la vejez sea un objeto de representación privilegiado en el cine de oriente, ya que en estas sociedades los más viejos son valorados como transmisores de  cultura.
Ahora si se establece una comparación entre la corporeidad en las cuatro películas en cuestión, éstas tienen en común que muestran a los ancianos como personas físicamente deterioradas en desventaja con los más jóvenes, tal vez solo en Madadayo al comienzo del film no es así ya que Uchida solo tiene 60 años, pero a medida que transcurre el film y los años pasan para el protagonista, la edad se nota en él, teniendo más canas y un cuerpo más frágil. Sin embargo, se destaca en él un capital cognitivo aún presente, él cual también estaría en Elsa, en el doctor Borg y tal vez un poco menos en Luo Sulan. Hay una similitud entre Fresas Salvajes, Madadayo y el Rey de las Máscaras en el sentido de que en la tres cintas el tema laboral toma importancia, especialmente en las dos primeras, donde claramente el rol masculino está asociado al mundo del trabajo, y el retiro laboral es una situación de crisis vital que los personajes deben enfrentar. La disimilitud en ambas películas es que en Occidente el retiro laboral es visto más bien como algo negativo, a diferencia de oriente, ya que existe un rol social del anciano más allá del rol laboral, lo que se observa en el maestro Uchida, que sigue siendo un referente para sus alumnos hasta el último día de su vida.
Finalmente frente a la pregunta inicial ¿Existe una imagen de la vejez similar en el cine de oriente y occidente  de los siglos XX y XXI? Si bien no se puede generalizar, ya que habría que tomar aún más películas para un análisis, si se puede extraer, que hay aspectos que se cruzan en la cinematografía de la vejez en oriente y occidente en ambos siglos, relativos a temas típicos de la etapa de la vejez, como la soledad, la muerte, el retiro laboral, el repaso de lo que ha sido la vida y la trascendencia, sin embargo hay una diferencia en la mirada de lo que es ser viejo en occidente y en oriente, que viene de la diferente valoración que se tiene de la vejez en ambas culturas.

            La posición social que las personas mayores disfrutan en una comunidad es consecuencia de la imagen sociocultural que la población tiene de ellos. Asimismo, la percepción social que prima en la cultura contemporánea, con respecto a los adultos mayores, era negativa y llena de mitos hasta hace pocos años. Esta imagen ha ido cambiando paulatinamente a través del tiempo y han sido ellos mismos quienes han enseñado a la sociedad que el envejecimiento no sólo trae consigo pérdidas.
A través del cine podemos hacernos una idea de cómo han sido vistos en diferentes periodos de tiempo y culturas los adultos mayores. Podemos observar sociedades y momentos históricos donde los mayores fueron muy valorados, como otros en los que no, además podemos extraer las imágenes culturales de lo que es ser mayor en cada tiempo o lugar. Estas imágenes, muchas veces derivadas de estereotipos, influyen de manera decisiva en distintos planos de la vida de las personas mayores, desde la oferta de políticas públicas y la valorización de su aporte a la sociedad, hasta la vivencia de su propia  vida privada. En Chile han existido el último tiempo algunas iniciativas desde el cine para eliminar los estereotipos negativos que existen sobre los mayores, un ejemplo de ello fue la película El Regalo, estrenada el año 2008, de los directores Andrea Ugalde y Cristián Galaz, que si bien es un película que destaca más por su toque de humor, trata temas que se reiteran acerca de la vejez, como son la soledad, el retiro laboral y la muerte.
Se puede concluir que las representaciones cinematográficas o imágenes de la vejez pueden historizarse y entenderse como productos de su tiempo y de la cultura en que están inmersas. Se basan en los imaginarios culturales, pero a la vez pueden ser generadoras de imágenes de la vejez en el espectador. Esto no es menor, si se tiene en cuenta que los humanos pensamos y vivimos en imágenes, por tanto, la influencia que tiene el cine es de suma importancia y puede repercutir de manera positiva o negativa en los estereotipos y creencias que genera la sociedad sobre la vejez y los mayores.




[1] http://www.cinehistoria.com/cine_e_historia.pdf recuperado el 20 de julio de 2011.





9 comentarios:

  1. Este es un extracto del ensayo escrito por mi para el diplomado en Artes, Medicina y Salud.

    ResponderEliminar
  2. has visto la película Mary and Max?

    ResponderEliminar
  3. Hola, no no la he visto, averiguaré de que trata, gracias, saludos

    ResponderEliminar
  4. se relaciona un poco con la vejez... y la niñez al mismo tiempo.

    Quería preguntarte qué se le puede decir a un adulto mayor (75) que no quiere morir.

    ResponderEliminar
  5. Uff el tema de la muerte me parece transversal, a cualquier edad el ser humano no quiere morir, salvo que esté con una depresión, lo común es que nos aferremos a la vida. lo que hay que preguntarse es por qué esa persona que ya ha vivido 75 años y debería haber realizado una integración de lo que fue su vida, se sigue aferrando tanto, tal vez es porque tiene temas pendientes o miedo a sufrir (no sé si el caso es de una persona con alguna enfermedad terminal o que). Si se trata de temas pendientes es bueno ayudar a resolverlos, si tiene una conversación pendiente, o se trata de dejar ordenadas sus pertenencias a quien se las hereda, si se trata de alguien a quien no vió más, o si desea pedir disculpas por algo, etc. Hay que ser muy delicado para preguntar sobre estos temas. Si se trata de temor a morir haría que indagar por que lado va, si por una cosa física, donde puede recibir orientación médica o va más por el lado espiritual, esto último es muy importante frente a etapas de enfermedades terminales, ayudar a la persona a desarrollar su lado espiritual, aunque no sea religioso, siempre es mejor tener la esperanza de una vida mas allá y de la trascendencia. Espero haberte orientado en algo
    saludos!

    ResponderEliminar
  6. hmm...gracias, hay varias cosas que me hicieron pensar. También me doy cuenta que no eres cristiana.

    ResponderEliminar
  7. Hola, te equivocas, si soy cristiana, pero te estoy dando una opinión como profesional, no puedo saber la creencia de la persona a la cual tu haces referencia. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola, me presento mi nombre es Javier Jeno Moraga soy estudiante de Diseño Grafico de DuocUC.
    Bueno estoy cursando mi ultimo semestre de carrera y realizo mi proyecto de tesis en relacion al sedentarismo en los adultos mayores. Te escribo por el hecho que dentro de mi busqueda de informacion me tope con tu blog, ademas de la necesidad de tener la opinion de un especialista y la guia por supuesto, frente a este tema.
    Es por esto que quisiera saber si puedo contar contigo para obtener tu vision como especialista en gerontologia sobre el sedentarismo en la tercera edad.

    Te escribo por aca en el caso que no llegue el mail al correo que aparece en tu perfil, cualquier cosa te dejo mi correo personal javier.eduardo.m@hotmail.es

    Me despido cordialmente, atento a tu pronta respuesta

    ResponderEliminar
  9. Javier hola, te respondí a tu correo, saludos!

    ResponderEliminar