Ir al contenido principal

Concepto de Cuidado

Para finalizar el Curso que tomé sobre Políticas Públicas de Cuidado de Ilpes Cepal, debí realizar una definición propia de cuidado que he querido compartir y que sirve de base para la reflexión sobre desde donde nos paramos los profesionales a trabajar en materia de servicios y de formación en cuidados de los mayores o de la población en general que requiere de cuidados. Existen múltiples definiciones de cuidado. Una definición vista en el curso de Políticas Públicas de Cuidado es que el cuidado refiere a los bienes y servicios, actividades que permiten a las personas alimentarse, educarse, estar sanas y vivir en un hábitat propicio. Abarca, por tanto, al cuidado material que implica un trabajo, al cuidado económico que involucra un costo y al cuidado psicológico que entraña un vínculo afectivo” (Batthyány, 2004), esta definición se enfoca más bien a los bienes y servicios que se producen en el espacio social y en el mercado para satisfacer las necesidades de los individuos,además de contemplar el costo de cuidar. Otra definición vista en las bibliografías del curso, hace referencia al cuidado “como una actividad específica que incluye todo lo que hacemos para mantener, continuar y reparar nuestro mundo, de manera que podamos vivir en él tan bien como sea posible. Ese mundo incluye nuestros cuerpos, nuestro ser y nuestro ambiente, todo lo que buscamos para entretejer una compleja red de sostenimiento de la vida” (Fisher y Tronto 1990) esta definición se enfoca más al aspecto personal, en cómo los individuos se cuidan a sí mismos. Como profesional que trabaja con cuidadoras de mayores propongo una definición de cuidado que involucra los aspectos antes señalados y hace una distinción con la definición común de cuidado y el cuidado de personas dependientes. Si buscamos en un diccionario qué es cuidado, dice que es el acto de cuidar, el que implica ayudar a la otra persona, tratar de incrementar su bienestar y evitar que sufra algún perjuicio; es decir, estaríamos hablando de una persona que asiste a otra, por lo tanto, hay dos sujetos implicados: quien cuida y quien es cuidado. Sin embargo, también está la opción de cuidarse a sí mismo, ósea de autocuidado, el cual es muy importante para todas las personas. Entonces, si bien en ambos casos es correcta la definición, para efectos de un análisis y aplicación desde el trabajo con mujeres que cuidan a personas dependientes sobre qué es cuidado, mi definición es la siguiente: “Cuando hablamos de cuidado nos referimos a servicios de atención y apoyo permanente en las actividades de la vida diaria necesarias para la subsistencia, que presta una persona a otra persona que se encuentra en situación de dependencia, discapacidad o enfermedad, proporcionando ayuda, bienestar y el resguardo de todo daño y que implica mantener una buena calidad de vida en las diversas áreas que abarcan el ser humano, esto en el contexto de la familia o de una institución. Implica un acto de servicio al otro, un vínculo psicológico-afectivo y un costo económico involucrado, que es asumido por quien cuida, por diferentes motivaciones”. Esta es a mi juicio una importante distinción entre el “cuidado” en general y el “cuidado de personas en situación de dependencia”, a lo que deben apuntar las políticas públicas a resguardar. Todos somos sujetos que requieren de cuidado en algún momento de la vida, además de potenciales cuidadores, pero es diferente cuidar de una persona dependiente por un periodo prolongado de tiempo. Considero entonces, que una definición del cuidado de personas dependientes, involucra a dos partes, tanto a los sujetos que son cuidados y a quienes ejercen la acción de cuidar, así quien cuida es un prestador de un servicio de cuidado y quien lo recibe es el receptor, pero un receptor que no puede cuidarse a sí mismo por diferentes motivos, desde ser un bebé o niño pequeño, hasta por encontrase en situación de enfermedad o discapacidad. Quien cuida lo hace por una decisión propia y quien es cuidado acepta recibir esta prestación porque lo precisa, es una necesidad vital. Las motivaciones del cuidado pueden ser muchas, desde amor, altruismo, solidaridad, culpa, moralidad, necesidad de ingresos económicos, entre otros, sin embargo, siempre quien cuida está asumiendo un papel clave para la vida de quien requiere del cuidado. Los sujetos que demandan de cuidado tienen el derecho, en cuanto son ciudadanos, de recibir cuidado en su situación de dependencia, la que puede ser permanente o temporal; y quienes cuidan, tienen derecho a ser reconocidos/as en su labor de cuidar como una contribución social y económica a la comunidad. Si bien el cuidado lo puede brindar el Estado o una institución, lo hará a a través de sujetos que cumplen el rol de cuidador/a. ¿Por qué es importante tener claro cual es el concepto de cuidado que manejamos los profesionales? Porque es desde este concepto donde nos paramos para intervenir y en el caso de quienes tienen el rol de definir las políticas públicas es desde este concepto desde el cual se construirá una política que incidirá directamente en la calidad de vida de las personas destinatarias. No da lo mismo el concepto de cuidado, no es igual un enfoque sanitario que uno socio sanitario o uno integral e interdisciplinario. Lo mismo ocurre en las capacitaciones al personal que cuida, cuando hablamos de formar a cuidadores/as ¿Desde que concepto de cuidado estamos enfocando la capacitación? Esto es clave. Quiero para ir cerrando hacer referencia a algo que me parece interesante y que creo no tiene que ver con la etimología de la palabra cuidados que viene de "cogitare" o poner interés; esto es algo que vi recién al escribir "cuidados": Cuida -dos: CUIDAR implica a DOS: Quien cuida y quien es cuidado. No olvidemos eso cuando trabajemos con mayores que requieren de Cuida-dos, no pongamos solo el énfasis en la intervención con el mayor que requiere cuidado, sino que pensemos en su cuidador/a, quien generalmente es una mujer que ha sido invisibilizada, ya que se ha naturalizado su rol sin contemplar que requiere de apoyos. Para finalizar quiero poner énfasis en que recibir cuidados en la vejez, en la dependencia física o psicológica, en la enfermedad o en el final de la vida es un DERECHO y, por lo tanto, debe ser garantizado, no podemos seguir delegando a la mujer la responsabilidad de cuidar sin contemplar que más allá de los apoyos al cuidado, se debe considerar que es el derecho que todos y todas tenemos a ser cuidados en un momento de la vida, tanto cuando somos bebés, como cuando estamos enfermos o somos mayores. No perdamos de vista la protección a la dependencia y los derechos humanos.

Comentarios

  1. Felicidades por esta entrada. Me ha parecido muy intteresante. Acabo de volver del viaje geroasistencial que Inforesidencias.com ha organizado para que profesionales de atención a mayores de España conozcan el sistema sueco de atención a la tercera edad. Creo que es bueno conocer cómo funcionan otros sistemas de cuidado en residencias, centros de día y ayuda a domicilo y lo hemos conseguido. Nos ha gustado mucho un centro en el que atienden en Estocolmo a personas mayores de habla española.

    ResponderEliminar
  2. Josep que bien. Claro hay que ver modelos de otros países, siempre es bueno ampliar la mirada, en Chile somos principiantes y miramos mucho a España, de hecho trabajo con una española de Madrid en todo lo que es contenidos de cursos de cuidados, y ahora estos días también he estado trabajando en un proyecto con 2 profesionales de Barcelona, ustedes nos llevan años de ventaja en la materia. Acá en Chile lo único que hay desde el Estado es un programa que es a nivel pequeño al que le falta mucho muy pulirse, y por lo mismo, en base a la experiencia haciendo capacitación para las asistentes de atención a domicilio me surgió la necesidad de pararse y mirar epistemológicamente los programas de atención que se instalan, desde la definición de cuidado que queremos abordar que es lo básico para saber en qué temas capacitamos y que podemos pedir luego a las cuidadoras que den como prestaciones. Acá aún está muy separado lo social de lo sanitario no hay programas sociosanitarios realmente, o son de salud o son sociales, hace falta eso. Gracias por leer mi entrada. Me cuentas como les va con el modelo de Estocolomo, espero algún día poder realizar una pasantía en España para conocer los centros de atención a mayores. Un saludo desde Chile.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poesía sobre la vejez

Poema La Vejez de Vicente Riva Palacio

Mienten los que nos dicen que la vida
Es la copa dorada y engañosa
Que si de dulce néctar se rebosa
Ponzoña de dolor guarda escondida.
Que es en la juventud senda florida
Y en la vejez, pendiente que escabrosa
Va recorriendo el alma congojosa,
Sin fe, sin esperanza y desvalida.
¡Mienten! Si a la virtud sus homenajes
el corazón rindió con sus querellas
no contesta del tiempo a los ultrajes;
que tiene la vejez horas tan bellas
como tiene la tarde sus celajes,
como tiene la noche sus estrellas.


Poema Desafío A La Vejez de Gioconda Belli

Cuando yo llegue a vieja
-si es que llego-
y me mire al espejo
y me cuente las arrugas
como una delicada orografía
de distendida piel.
Cuando pueda contar las marcas
que han dejado las lágrimas
y las preocupaciones,
y ya mi cuerpo responda despacio
a mis deseos,
cuando vea mi vida envuelta
en venas azules,
en profundas ojeras,
y suelte blanca mi cabellera
para dormirme temprano
-como corresponde-
cuando vengan mis nietos
a sentarse sobre mis rodillas

Imágenes positivas de la vejez en el cine

Existen muchos mitos y prejuicios en la sociedad actual en torno a las personas mayores.  Estos mitos tienen relación con las imágenes culturales que priman en las diversas sociedades acerca de los viejos y de la etapa de vejez. Estas imágenes o estereotipos se ven reflejados tanto en la cotidianidad, como en los medios de comunicación, el arte, la literatura, el cine, y las diversas expresiones de la época en que vivimos. Muchas veces estas imágenes no son cuestionadas, ni existe una reflexión sobre ellas, simplemente son, y se aceptan como verdades. Si se toman, por ejemplo, diversos comerciales que hoy aparecen en televisión y donde se muestra una representación de los mayores, se puede observar cual es la imagen que los medios quieren vender al público, y que muchas veces nada tiene que ver con la realidad. Siendo este tema un interesante debate, la publicidad solo muestra un momento social muy breve, pues varía constantemente, es por esto que la autora del presente ensayo, ha det…

¿Quién es gerontólogo? y lo holístico de la gerontología...

Hace poco escuché en un programa radial el comentario de que cada día más los profesionales y las profesiones ven al ser humano como un fragmento, es tal la especialización de las profesiones que, por ejemplo, el médico broncopulmonar ve un pulmón y no a una persona. Le encontré mucha razón, creo que fue Federico Sánchez que lo dijo en su programa de Oasis, si bien no es siempre así, es algo que está pasando bastante en la sociedad actual, se han perdido las ciencias humanas. Coincidió eso con lo que venía pensando en estos días sobre quién es un/a gerontólogo/a y cual es su quehacer. He escuchado mucha veces decir a algunas personas yo soy gerontólogo/a, porque tomaron un diplomado en gerontología, o yo soy gerontológo/a, porque trabajan con adultos mayores. ¿Pero quién es realmente un/a gerontólogo/a? Creo que no es fácil de determinar, y seguro hay ensayos que deben hablar del tema, habría que preguntarle a Ricardo Moragas que opina él como maestro, pero yo desde mi humilde posi…