Ir al contenido principal

“Generación bisagra”: mujeres que cuidan de hijos y padres mayores. Desafíos para una sociedad que envejece.

La capacidad de cuidar de otros seres humanos es una conducta cotidiana, de algún modo a lo largo de nuestra vida todos cuidamos de otros y a la vez somos personas que hemos sido cuidadas en algún momento, ejercemos ambos roles. Sin embargo, aprender a ser cuidador o cuidadora es algo que en ocasiones no resulta nada sencillo, así lo he observado dentro de mi propia familia y en el área laboral donde me desempeño: el trabajo con personas mayores y familias. Hoy en día con el aumento de la esperanza de vida, especialmente de la generación de más de 80 años, la cantidad de personas mayores con algún nivel de dependencia que requiere de cuidados también aumenta y han sido históricamente las mujeres de las familias quienes asumen este cuidado. Las mujeres de entre 35 y hasta 54 años de la generación que se ha denominado en la literatura como “sándwich” o “bisagra”, son personas que balancean las responsabilidades exigentes de cuidar a sus hijos y a sus padres al mismo tiempo. Estas mujeres “bisagra” sienten más estrés que cualquier otro grupo de mujeres, según la encuesta Estrés en América 2007 de la Asociación Americana de Psicología. Las mujeres de edad media que hoy cuidan a sus padres mayores y también cuidan de hijos o nietos deben compatibilizar el cuidar, con sus responsabilidades en el trabajo fuera del hogar, debido a la incorporación de la mujer al mercado laboral. Es así como las mujeres que cuidan deben trabajar muchas veces doble o triple jornada, cumpliendo con múltiples exigencias, que pueden llevar al deterioro de su salud física y mental y a problemas de convivencia en las familias. Estas mujeres cuidadoras no cuentan en su mayoría con soportes sociales de apoyo. En Chile, a nivel público y privado la oferta de servicios de respiro, asistencia, entre otros, para cuidadoras es escasa. Se ha naturalizado que el rol de la mujer en el núcleo familiar es el de cuidar, sin contemplar los cambios sociales actuales, donde la familia se ha “verticalizado”, es decir hay menos familias extensas (disminuye en general el número de hermanos, tíos y primos) y más familias nucleares, donde se hacen presentes más generaciones de bisabuelos y tatarabuelos, por lo tanto, hay más personas de la denominada “cuarta edad” que requieren cuidados y menos mujeres que puedan asumir este el rol. En los últimos meses he visto como expertos han debatido sobre la necesidad de cubrir con algún tipo de seguro la dependencia en la vejez, considerando que del total de población adulta mayor en Chile un 24,1% tiene dependencia en cualquiera de sus grados, lo que equivale a 405.539 personas de 60 años o más (Fuente: EDPM 2009, SENAMA) y esto irá en sostenido aumento en los años venideros. También el debate se ha enfocado en la necesidad de contar con un nuevo estipendio para quienes cuidan a mayores dependientes en casa, considerando que el monto actual es de solo $26.700 pesos mensuales (Fuente: www.chileatiende.gob.cl) para cuidadores de personas dependientes severas, monto claramente insuficiente, si contemplamos que quienes cuidan, como ya se dijo, en su mayoría mujeres, en muchos casos deben dejar trabajar en forma remunerada para cuidar, sumado a los altos costos en insumos que se requieren para los cuidados. Este tema se vuelve un desafío para los gobiernos de las próximas décadas, la economía del cuidado y las políticas sociales en esta área deberían estar en la agenda de los presidenciables este año 2017. Será necesario generar políticas públicas que apunten a crear un sistema nacional de cuidados sólido que aborde aspectos sociales y sanitarios de los mayores y sus familias. Este sistema, a juicio personal, no se debería basar en la mujer de la familia como eje central prestador de los cuidados, a quien hay que “apoyar”, sino que debería contemplar el cuidado como un derecho de todo ciudadano al ser mayor, encontrarse enfermo o discapacitado. Para esto, se requiere más participación de la sociedad civil, los privados y las instituciones que trabajan en el área para seguir en la línea de visibilizar el tema. Es necesario generar un debate y diálogo no solo desde los expertos o los políticos, sino con los ciudadanos y por sobre todo con las ciudadanas, que viven día a día la realidad de ser cuidadoras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poesía sobre la vejez

Poema La Vejez de Vicente Riva Palacio

Mienten los que nos dicen que la vida
Es la copa dorada y engañosa
Que si de dulce néctar se rebosa
Ponzoña de dolor guarda escondida.
Que es en la juventud senda florida
Y en la vejez, pendiente que escabrosa
Va recorriendo el alma congojosa,
Sin fe, sin esperanza y desvalida.
¡Mienten! Si a la virtud sus homenajes
el corazón rindió con sus querellas
no contesta del tiempo a los ultrajes;
que tiene la vejez horas tan bellas
como tiene la tarde sus celajes,
como tiene la noche sus estrellas.


Poema Desafío A La Vejez de Gioconda Belli

Cuando yo llegue a vieja
-si es que llego-
y me mire al espejo
y me cuente las arrugas
como una delicada orografía
de distendida piel.
Cuando pueda contar las marcas
que han dejado las lágrimas
y las preocupaciones,
y ya mi cuerpo responda despacio
a mis deseos,
cuando vea mi vida envuelta
en venas azules,
en profundas ojeras,
y suelte blanca mi cabellera
para dormirme temprano
-como corresponde-
cuando vengan mis nietos
a sentarse sobre mis rodillas

Imágenes positivas de la vejez en el cine

Existen muchos mitos y prejuicios en la sociedad actual en torno a las personas mayores.  Estos mitos tienen relación con las imágenes culturales que priman en las diversas sociedades acerca de los viejos y de la etapa de vejez. Estas imágenes o estereotipos se ven reflejados tanto en la cotidianidad, como en los medios de comunicación, el arte, la literatura, el cine, y las diversas expresiones de la época en que vivimos. Muchas veces estas imágenes no son cuestionadas, ni existe una reflexión sobre ellas, simplemente son, y se aceptan como verdades. Si se toman, por ejemplo, diversos comerciales que hoy aparecen en televisión y donde se muestra una representación de los mayores, se puede observar cual es la imagen que los medios quieren vender al público, y que muchas veces nada tiene que ver con la realidad. Siendo este tema un interesante debate, la publicidad solo muestra un momento social muy breve, pues varía constantemente, es por esto que la autora del presente ensayo, ha det…

¿Quién es gerontólogo? y lo holístico de la gerontología...

Hace poco escuché en un programa radial el comentario de que cada día más los profesionales y las profesiones ven al ser humano como un fragmento, es tal la especialización de las profesiones que, por ejemplo, el médico broncopulmonar ve un pulmón y no a una persona. Le encontré mucha razón, creo que fue Federico Sánchez que lo dijo en su programa de Oasis, si bien no es siempre así, es algo que está pasando bastante en la sociedad actual, se han perdido las ciencias humanas. Coincidió eso con lo que venía pensando en estos días sobre quién es un/a gerontólogo/a y cual es su quehacer. He escuchado mucha veces decir a algunas personas yo soy gerontólogo/a, porque tomaron un diplomado en gerontología, o yo soy gerontológo/a, porque trabajan con adultos mayores. ¿Pero quién es realmente un/a gerontólogo/a? Creo que no es fácil de determinar, y seguro hay ensayos que deben hablar del tema, habría que preguntarle a Ricardo Moragas que opina él como maestro, pero yo desde mi humilde posi…